Pensado para aquellas personas que desean venir a trabajar a España desde su país de origen. Para ello debe contar con una oferta de trabajo en territorio español.

En la actualidad este mecanismo se encuentra bastante limitado, salvo a ciudadanos de chile, Perú y personas que ya cuenten en España con alguna familiar directo (padre, madre, cónyuges o hijos) en situación de residencia legal.

La oferta de trabajo deberá ser formulada por una empresa (sociedad anomia, sociedad limitada…), autónomo (empresario individual) o particular (persona física).

El empleador no puede tener deudas ni en hacienda ni en la seguridad social y a ser posible debe llevar más de un año funcionando y contar con varios trabajadores.

La oferta de trabajo debe formularse para un periodo mínimo de 12 meses y para una jornada laboral de 40 hora semanales, estableciendo la retribución (en euros) que corresponda a la categoría profesional seleccionada.

La autorización de trabajo es por cuenta ajena, es decir, no permite trabajar por cuenta propia y durante el primer año (duración de la primera tarjeta) limita tanto la actividad como el ámbito geográfico, salvo para ciudadanos de chile, Perú y personas que se puedan acoger a las excepciones que contempla el articulo 40 de la vigente ley de extranjería.

El gobierno, cada tres meses, publica a través del ministerio de trabajo (inem/otg) un catálogo de ocupaciones de difícil cobertura donde figuran aquellas ocupaciones a las que pueden optar los trabajares inmigrantes en origen.

Compartir este contenido